TRADUCTOR

lunes, 2 de agosto de 2010

Un Gran Día


Sentado en la húmeda arena, con los ojos clavados en el ir y venir de cada ola, meciendo mis recuerdos, esos que últimamente me martirizan.
Llueve golpeándome la piel, escalofríos apoderándose de mi cuerpo, la brisa enfadada abofetea mi rostro y aun así continúo sentado.
Aquel martes  seria un gran día, me había levantado temprano, con la sonrisa enmarcada, prepare mi desayuno con toda mi calma, un zumo de naranjas bien dulce y ese café negro que despertaba mis pensamientos dormidos, de dos mordidas devore una tostada y con suerte tube el tiempo justo para cepillar mis dientes.
Subí al coche, esta vez con mi portafolios en mano, sin tener que volver por el como cada día.
Pensaba en que terminada mi jornada laboral, me esperaba celebrar la titulación de mi hermano pequeño, ver a mis padres y estrecharles en un abrazo fraterno, regalarme unos minutos extras con mi madre seria un gran regalo.
Sonreía al pensar en los rostros de sorpresa que tendrían todos, al presentarles   a claudia mi novia, en la emoción que me embarga con esta loca idea de pedirle matrimonio esta misma noche frente a todos.
El semáforo dio verde y acelere distraído, solo recuerdo que baje del coche a mitad de cuadra, con mis ojos llenos de lágrimas y desorientado.
La policía me dijo que debía estar tranquilo y esperar, apoye mi cuerpo contra un árbol cercano y los minutos pasaron lentamente, me temblaba el alma  igual que en este minuto.
Cuando por fin puse mis ideas en orden y comprendí la situación, una mujer entre la multitud apareció, se acerco con el rostro apesadumbrado, tenia unos ojos hermosos, y un rostro de niña pequeña, me observo por un instante y dijo: mañana es el cumpleaños de mi hijo, cumple cinco años, tiene una lista de regalos  que le he ayudado a escribir.
 Si pudieras rebobinar el tiempo, y devolverle la vida a su padre, seria un día perfecto e inolvidable para el.
Me quede sentado sin decir palabra alguna, hasta que la vi desaparecer entre la multitud, junto con mi vida


7 comentarios:

  1. Un día que lo marcó de por vida, fatalidades o descuidos. Es triste pero esto sucede.
    Lo narraste muy bien.
    Un beso princesita

    PD. La imagen de arriba es hermosa y la del nene sentado sobre la hierba,pensativo, también.
    Hace dos días recibí de sorpresa en mi facebook una similar de mi hija, sabe que me gustan y cada tanto me sorprende con esos gestos de cariño.

    ResponderEliminar
  2. que triste la historia,me dejo un vacío muy grande al leerla.A veces es mejor no hacerse expectativas de las cosas por que algo puede funcionar mal, es mejor vivir en el calendario de un día.

    saludos

    ResponderEliminar
  3. Una vez casi casi atropellé a un niño. Aún recuerdo su carita viendo el carro. No es ficción. No sé cómo sucedió el que no lo matara. No volví a choferear jamás. No es ficción.

    ResponderEliminar
  4. Más de una vez deseé yo revivir el padre de cierta persona.

    ResponderEliminar
  5. Es un relato que hace vibrar mi corazón...

    Besos te quiero

    ResponderEliminar
  6. Los grandes días son para guardarlos dentro de nosotros.


    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Khepri, qué lindo encontrate aquí. Tu blog es muy muy especial. Tiene un tinte tan personal y diferente...
    Qué hermosa música, además!

    Te felicito.
    Un abrazo.
    Maritza.

    ResponderEliminar

Agradezco el tiempo que te has tomado para comentar en mi blog, tu visita y tus palabras parabienes…!!!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails